Los inversionistas te necesitan

Antes de la reunión con el inversionista, durante la preparación de la presentación, es muy posible que estés nervioso; que creas, erróneamente, que tu encuentro con el inversionista significa ir a rogarle.

Y no es así, ni de lejos. Como el inversionista proporciona ​algo (dinero), tú ofreces otro algo (una oportunidad, una idea), que es igualmente valioso. E incluso más. De hecho, tú debes creer que tu idea vale más que el dinero que pides, porque de no ser así, ¿qué caso tiene sentarse a negociar?

La realidad es que el inversionista es inversionista porque existe gente como tú que le vende oportunidades, que evita que su dinero sea improductivo. Como tú a él, él también te necesita, necesita tu oportunidad de inversión. Dásela.

5

About bold

    También podría gustarte