Skip links

3 Características Clave de una Propuesta de Valor Sólida

  • La propuesta de valor es la base de toda empresa, negocio o emprendimiento, ya que justifica y mantiene su existencia además de relacionarla con sus clientes.
  • Con el tiempo, la propuesta de valor puede cambiar. Si cumple con las tres características que aquí te compartiremos, las oportunidades de negocio están garantizadas.
  • No importa si lo que tienes es una gran compañía o solo un pequeño negocio; si tu propuesta de valor incluye estas tres características, tiene más probabilidades de alcanzar el éxito.

La razón de ser de una empresa se basa en su propuesta de valor. Esto no es fácil de lograr porque la competencia es voraz y los clientes son cada vez más exigentes. Sus expectativas relacionadas con los productos y servicios son muy elevadas.

Por lo tanto, el foco debe estar en ayudarles a realizar tareas, aliviar sus frustraciones y producirles alegrías. Abordar aquellos de estos aspectos que la competencia aún no haya satisfecho, puede significar una gran ventaja. 

Al final del día, una compañía perdura por su capacidad para crear relaciones rentables con sus clientes. Eso no es posible si no existen clientes satisfechos y maravillados.

A continuación, te compartimos 3 elementos clave que debe contemplar una propuesta de valor. Estos harán posible el encaje y, por ende, la existencia de tu negocio, empresa o emprendimiento.

La propuesta de valor debe provocar en tu público objetivo el fuerte deseo de adquirir tu producto o servicio. Para lograrlo debe tener 3 características importantes: fácil uso, personalización e innovación.

Descargable Bold-Características propuesta de valor

3 elementos clave de una propuesta de valor

Es posible que tu producto o servicio logre diferenciarse en más de una forma. Sin embargo, los siguientes tres aspectos son los que, en nuestra opinión, harán tu propuesta de valor totalmente infalible:

#1 Fácil uso / Usabilidad 

Es elemental que tus clientes puedan utilizar fácilmente tu producto para resolver eficientemente algún problema específico que tengan. Igualmente, debe implicar el mínimo esfuerzo por parte del usuario y evitar que este pueda cometer errores. 

De esta forma, el cliente estará sumamente satisfecho. Es más frecuente encontrar consumidores que prefieren un producto porque es fácil de usar por encima de otras características. Se debe a que esta cualidad es muy conveniente.

Al momento de diseñar tu propuesta de valor, identifica los trabajos o tareas de su público objetivo y aplica los siguientes consejos:

  • Prioriza los trabajos colocándote en el lugar del cliente. Una vez establecidos, escoge aquellos que tu producto facilitará. No necesariamente debes seleccionar los más importantes, sin embargo, sí deben tener una gran relevancia para el usuario.
  • Para crear valor, solo debes enfocarte en unos cuantos dolores, trabajos y ganancias. Es evidente que no podrás solucionarlos todos. Esto es lo que hicieron las empresas que han creado grandes propuestas de valor. 
  • Además de tus propias percepciones, es elemental complementar el proceso de crear valor mediante la obtención de información directamente del cliente.

#2 Personalización

Otra forma muy eficaz de crear valor es mediante la personalización. Consiste en la adaptación de tus productos o servicios a los gustos o necesidades específicas de cada cliente. Usualmente, esta característica va asociada con precios altos.

Es de vital importancia que el consumidor perciba este factor de diferenciación como algo tan ventajoso que justifique su preferencia. Esto se traduce en que debe sentir que el producto o servicio fue hecho exactamente para él y para nadie más.

Por lo tanto, el objetivo final está en ofrecer a tu segmento de clientes aquella solución que tanto están buscando. Todo ello, mediante un contacto directo y personal para dar paso a una experiencia completamente individualizada.

A pesar de que vivimos en un mundo globalizado, los consumidores quieren sentirse especiales. Más allá de tener un proveedor, quieren sentir que cuentan con un aliado. Alguien a quien le importan y que les ayuda a solucionar sus problemas.

Por lo tanto, es necesario que personalices tus productos y servicios mediante la oferta de alguna clase de valor añadido. Pero no uno cualquiera, debe captar al cliente, enamorarlo y satisfacerlo. 

Para ello, hay que crear vínculos que duren a largo plazo, que permitan fidelizar al consumidor y, en la medida de lo posible, aumente su disponibilidad a pagar.

Aprende a acercarte a tus clientes

Es posible que tu producto o servicio logre diferenciarse en más de una forma. Sin embargo, los siguientes tres aspectos son los que, en nuestra opinión, harán tu propuesta de valor totalmente infalible: #1 Fácil uso / Usabilidad  Es elemental que tus clientes puedan utilizar fácilmente tu producto para resolver eficientemente algún problema específico que tengan. Igualmente, debe implicar el mínimo esfuerzo por parte del usuario y evitar que este pueda cometer errores.   De esta forma, el cliente estará sumamente satisfecho. Es más frecuente encontrar consumidores que prefieren un producto porque es fácil de usar por encima de otras características. Se debe a que esta cualidad es muy conveniente.  Al momento de diseñar tu propuesta de valor, identifica los trabajos o tareas de su público objetivo y aplica los siguientes consejos:  Prioriza los trabajos colocándote en el lugar del cliente. Una vez establecidos, escoge aquellos que tu producto facilitará. No necesariamente debes seleccionar los más importantes, sin embargo, sí deben tener una gran relevancia para el usuario. Para crear valor, solo debes enfocarte en unos cuantos dolores, trabajos y ganancias. Es evidente que no podrás solucionarlos todos. Esto es lo que hicieron las empresas que han creado grandes propuestas de valor.  Además de tus propias percepciones, es elemental complementar el proceso de crear valor mediante la obtención de información directamente del cliente. #2 Personalización Otra forma muy eficaz de crear valor es mediante la personalización. Consiste en la adaptación de tus productos o servicios a los gustos o necesidades específicas de cada cliente. Usualmente, esta característica va asociada con precios altos.  Es de vital importancia que el consumidor perciba este factor de diferenciación como algo tan ventajoso que justifique su preferencia. Esto se traduce en que debe sentir que el producto o servicio fue hecho exactamente para él y para nadie más.  Por lo tanto, el objetivo final está en ofrecer a tu segmento de clientes aquella solución que tanto están buscando. Todo ello, mediante un contacto directo y personal para dar paso a una experiencia completamente individualizada.  A pesar de que vivimos en un mundo globalizado, los consumidores quieren sentirse especiales. Más allá de tener un proveedor, quieren sentir que cuentan con un aliado. Alguien a quien le importan y que les ayuda a solucionar sus problemas.  Por lo tanto, es necesario que personalices tus productos y servicios mediante la oferta de alguna clase de valor añadido. Pero no uno cualquiera, debe captar al cliente, enamorarlo y satisfacerlo.   Para ello, hay que crear vínculos que duren a largo plazo, que permitan fidelizar al consumidor y, en la medida de lo posible, aumente su disponibilidad a pagar. Por otra parte, para que logres acercarte adecuadamente a tus clientes, debes segmentar tu nicho.   Puedes lograrlo mediante la obtención de datos como:  Edad Sexo Procedencia Nivel socioeconómico Hobbies o aficiones Necesidades  [Tweet "El valor creado mediante la personalización debe captar al cliente, enamorarlo y satisfacerlo en gran medida, lo que contribuirá a la fidelización."]  No obstante, poner en marcha esta clase de propuestas de valor no es algo sencillo. Requiere de procesos interconectados y automatizados, así como de gran creatividad.   Desarrollar una que sea atractiva implica mantener un contacto permanente con el cliente para conocer con certeza qué, cómo y cuándo lo desea.
Photo by Markus Spiske from Pexels. Licencia CC0.

Por otra parte, para que logres acercarte adecuadamente a tus clientes, debes segmentar tu nicho. 

Puedes lograrlo mediante la obtención de datos como:

  • Edad
  • Sexo
  • Procedencia
  • Nivel socioeconómico
  • Hobbies o aficiones
  • Necesidades

El valor creado mediante la personalización debe captar al cliente, enamorarlo y satisfacerlo en gran medida, lo que contribuirá a la fidelización.

No obstante, poner en marcha esta clase de propuestas de valor no es algo sencillo. Requiere de procesos interconectados y automatizados, así como de gran creatividad. 

Desarrollar una que sea atractiva implica mantener un contacto permanente con el cliente para conocer con certeza qué, cómo y cuándo lo desea.

#3 Novedad / Innovación

Es la característica más resaltante de aquellos productos y servicios que buscan satisfacer necesidades o deseos que nadie ha atendido. También puede ser que lo hagan de una forma diferente a las conocidas hasta el momento. Usualmente esta característica no es tan fácil de conseguir porque requiere una inversión fuerte en desarrollo. 

En ocasiones, estas propuestas de valor van asociadas a un incremento en el precio, sobre todo, en un principio. De cualquier forma, también involucran un alto nivel de riesgo para las empresas porque presentan algo completamente nuevo.

En este punto, cualquier cosa podría suceder: un éxito vertiginoso o un fracaso total. De ahí la importancia de dar respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué hay que ofrecer al público?
  • ¿Cómo hay que hacerlo?
  • ¿Qué características debe presentar el nuevo servicio o producto? 

Al momento de innovar, es necesario tener en cuenta que no siempre hay que dar respuesta a una necesidad o solicitud explícita del público objetivo. 

Las empresas innovadoras más exitosas se adelantan a esas necesidades y logran dominar el mercado. Así, crean sus propias oportunidades de negocios y generan valor de un modo que ni los clientes sabían que necesitaban. 

Pero lo antes dicho, parece dar la impresión a muchos emprendedores y empresarios de que innovar es algo demasiado difícil. 

Incluso, que no está al alcance de pequeñas y medianas empresas. También, que es solo para aquellas que pertenecen al sector de la tecnología. Esta es una idea equivocada y muy limitante.

¿Cómo innovar?

Innovar con la propuesta de valor
Photo by Matt Ridley from Unsplash. Licencia CC0.

Para innovar solo se requiere centrarse en el cliente, solucionar sus problemas y tener en cuenta sus necesidades. De esta forma será más sencillo detectar las oportunidades para generar valor y, por ende, hacer negocios.

El mundo cambia a diario. Por lo tanto, cada día surgen nuevas y mayores necesidades, preferencias y deseos en los consumidores. De este modo las oportunidades de negocio son infinitas. 

Por ello, las que perduren serán aquellas con una propuesta de valor enfocada en los deseos de los consumidores. Los clientes mandan.

La innovación no se limita únicamente al sector tecnológico. Grandes y pequeñas empresas, por igual, pueden idear nuevas formas de satisfacer a su público consumidor.

Te invitamos a descargar nuestro material “Características propuesta de valor”.

Descargable Bold

Conclusión

Una propuesta de valor infalible ofrece a los clientes productos o servicios de fácil uso, que sean personalizados y presenten un elemento innovador. Es fundamental que ellos perciban que son lo suficientemente valiosos como para pagar por ellos.

Crear valor es un proceso continuo y no exclusivo de la fase inicial de un emprendimiento. En Bold CG te ofrecemos un proceso de consultoría ágil, interactivo y exponencial para que puedas diseñar la propuesta de valor de tu empresa.

Queremos ayudar a tu empresa a generar valor, incrementar sus ventas y poner tu visión en acción. ¡Contáctanos!

Si te gustó este artículo, te recomendamos leer:

El Business Model Canvas: una excelente forma de plasmar tu idea de negocio 

¡Emprende! Enfócate en el cliente y define tu propuesta de valor

Aprende la diferencia entre el plan de negocios y el modelo de negocios

Deja tu comentario