Skip links

¿Cómo Determinar tu Punto de Equilibrio con un Modelo CVP?

  • Es necesario que sepas qué es el punto de equilibrio y qué uso tiene para tu negocio.
  • El punto de equilibrio te permite conocer el lugar en el que se encuentran tus ventas hoy y hasta dónde puedes llevarlas a futuro.
  • Para determinar con precisión el punto de equilibrio debes familiarizarte con los conceptos que intervienen en su cálculo y medición adecuada. 

Cada empresa, según su tipo de negocio y muchos otros factores tiene un punto de equilibrio en particular. Por eso, conocer el de tu empresa, tiene una importancia estratégica. Esto te ayudará a tomar decisiones cruciales.

Entre otras, algo que podrás hacer, será determinar el precio al cual debes vender tu producto. Asimismo, podrás saber la cantidad de ventas que logran cubrir tus egresos y cuándo tu negocio comienza a ser rentable.

No importa en qué etapa de crecimiento empresarial se encuentre tu negocio. Al conocer y aplicar este concepto financiero estarás en condiciones de planificar el futuro a corto y mediano plazo. 

El punto de equilibrio es un aspecto crucial de cualquier plan de negocios. No importa si la empresa apenas inicia o ya tiene tiempo operando. De él, dependerá la meta de las ventas y el precio del producto.

Descagable Bold-Modelo financiero CVP

¿Qué es el punto de equilibrio?

En este punto el total de los egresos es igual al total de los ingresos. Por lo tanto, la empresa no registrará ni ganancias ni pérdidas. En otras palabras, el nivel de producción ocasiona costos que igualan los ingresos que genera el producto. 

Si hablamos de una empresa nueva, este es un cálculo de gran importancia que debe estar en la mente de todos los directivos. Quienes puedan estar interesados en invertir en ella, podrán saber qué rendimiento esperar y en qué momento será tangible.

Lo anterior cobra relevancia al comprender que, en ocasiones, los negocios pueden tardar meses, incluso años, en generar ganancias. De hecho, no es poco frecuente que al inicio pierdan dinero antes de poder lograr el punto de equilibrio.

Ahora bien, en el caso de empresas que ya tienen tiempo operando, el punto de equilibrio financiero tiene otra utilidad. En este caso, permite analizar las erogaciones y las ganancias en torno a un volumen de ventas específico. 

Lo antes dicho, se hace con el fin de incrementar la rentabilidad. Asimismo, permite hacer la estimación de una posible recuperación económica. Todo ello, en caso de que la empresa se encuentre en medio de una crisis.

Diferencia entre costo y gasto

El costo fijo que integra el punto de equilibrio
Photo by Anna Nekrashevich from Pexels. Licencia CC0.

Antes de establecer diferencias entre estos dos conceptos, es necesario definirlos:

Costo

Corresponde al monto que se paga para comprar un activo (activo fijo) o la erogación que se hace para la creación de uno (gasto prepagado). Generalmente, se trata de un pago único que se refleja en el balance en las partidas de capital.

La inversión realizada en la compra de los activos está justificada para dar sustento a la actividad de la empresa. Gracias a ello, se obtendrán los beneficios a futuro.

Gasto

Se refiere a la cantidad de dinero que se paga o eroga frecuentemente en las operaciones comerciales y administrativas de la empresa. Sin dichas operaciones, no es posible generar ingresos. 

Por otra parte, este concepto se refleja en el estado de resultados y afecta directamente la rentabilidad. Igualmente, el costo reflejado en el balance general se debe contabilizar como un gasto en este informe financiero.

Las diferencias más resaltantes entre estos dos conceptos son las siguientes:

  • El costo se considera una inversión para adquirir los activos que permitirán obtener beneficios en el futuro. Por otra parte, el gasto son las erogaciones necesarias en el curso del negocio, para poder generar ingresos.  
  • El costo, por naturaleza, corresponde a un pago único. Sin embargo, el gasto es un pago regular.
  • El costo se refleja como una partida del balance general. En cambio, el gasto forma parte de las partidas del estado de resultados.
  • El costo se traslada al estado de resultados de acuerdo al principio de concordancia. No obstante, un gasto nunca podrá ser considerado como costo.

Es necesario diferenciar claramente los costos de los gastos. Igualmente, vigilar y limitar los gastos es elemental para proteger la rentabilidad de tu negocio.

Supuestos necesarios para determinar el CVP

El volumen de ventas que afecta el punto de equilibrio
Photo by Kindel Media from Pexels. Licencia CC0.

Es pertinente decir que el análisis Costo-Volumen-Beneficio (CVP, por sus siglas en inglés) es la aplicación del concepto de equilibrio financiero

En él se puede incluir el cálculo del punto de equilibrio y una modificación para generar ganancias. Aplicar con éxito este análisis implica que los costos fijos y variables sean determinados con mucha precisión. 

Para ello, hay que ahondar en varios conceptos:

Precio unitario

Este es el monto que tu empresa le cobra a cada uno de sus clientes por cada producto vendido.

Costo variable

De este tipo de costos existen dos variantes:

  • Costos variables por unidad: estos no se ven afectados por el aumento o reducción de unidades de producto (volumen) fabricadas o vendidas.
  • Costos variables totales: estos sí son susceptibles a las variaciones en la cantidad de unidades (volumen) producidas o vendidas.

Vemos un ejemplo de costos variables por unidad: 

Ramón es sastre y hace trajes a la medida. Para la confección de un traje de talla única, el costo en tela es de $10 por traje. Durante el mes de marzo de cada año vende cerca de 20 trajes, por lo que sus costos de tela son de $200.

Sin embargo, en la temporada de graduaciones, sus ventas pueden llegar a 100 trajes mensuales. En ese caso, el costo en tela por traje seguirá siendo de $10. Sin embargo, el costo variable total se incrementará a $1000.

Gasto variable

Estas erogaciones guardan estrecha relación con el total de las ventas realizadas. De este modo, si las ventas aumentan estos gastos también lo hacen. Como consecuencia, se reducen cuando ocurre lo contrario. 

Algunos de estos tipos de gastos son: 

  • Servicios subcontratados.
  • Comisiones por el uso de plataformas de pago como PayPal en tiendas online.
  • Descuentos sobre ventas (por volumen o pronto pago).

Por último, deben tenerse en cuenta gastos como publicidad y marketing, aunque no guarden relación alguna con las ventas. Ellas corresponden a este tipo de gastos al originarse por el desarrollo de campañas específicas con una duración variable. 

Costo fijo

Estos se pueden determinar en la empresa según dos tipos:

  1. Costos fijos por unidad: son inversamente proporcionales al aumento o reducción del volumen o cantidad de unidades vendidas.
  2. Costos fijos totales: estos no sufren ningún tipo de cambio asociado al incremento o disminución del volumen de ventas.  

Ilustremos esto con un ejemplo: supongamos que una unidad de transporte público establece su costo diario de combustible en $150. Si en un día viajan en él 100 personas, el costo por pasajero sería de $1,50. 

Ahora bien, si son 250 los pasajeros en un día, entonces el costo de combustible se reduce a $0,60 por persona. 

No obstante, los costos fijos totales podrían sufrir algún cambio. ¿Cómo puede ser esto? ¿Acaso no son fijos? Así es, pero factores como la inflación los incrementan y otros, como la deflación, los merman. 

Pero esto pasa sin que las ventas sean las que sufran una variación. Igualmente sucede, cuando se toman decisiones de gestión. Por ejemplo, aquellas orientadas al cambio de tecnologías o capacidad de producción, ya que aumentan los costos fijos totales.

Gasto fijo

Estos gastos no están asociados a los productos o servicios que tu negocio crea. Además, deben pagarse sin importar el volumen de unidades vendidas. Un buen ejemplo está en el alquiler del local u oficina en el que esta funciona.

Los servicios como agua, energía, aseo, telecomunicaciones, préstamos, impuestos, contribuciones, etc., también forman parte de este tipo de gastos. 

Depreciación

Todo activo tiene un valor monetario, el cual va disminuyendo con el paso del tiempo. Puede ser debido al uso, obsolescencia o desgaste. A esta pérdida de valor del activo se le conoce como depreciación.

Otras causas de que un activo se deprecie, pueden ser las condiciones del mercado cuando estas son desfavorables. Algunos activos susceptibles de depreciarse son:

  • Maquinarias.
  • Equipos.
  • Moneda.
  • Inmuebles.

Para calcular la depreciación, se toma como referencia la información relacionada con la vida útil del activo.

Los activos tienen una vida útil determinada. Su obsolescencia, desgaste y/o  devaluación son parte de los gastos de una empresa y deben tenerse en cuenta al calcular el punto de equilibrio.

¿Cómo calcular el punto de equilibrio?

Para calcular el punto de equilibrio, lo más usual es hacerlo según dos perspectivas distintas. La primera consiste en reflejar el resultado buscado en la cantidad de unidades que se deben vender para lograr el punto de equilibrio y se calcula así:

La segunda, refleja el resultado que expresa el monto en dólares de las ventas necesarias para alcanzar el punto de equilibrio. Se calcula de la siguiente manera:

La estrategia de Bold y su aporte al punto de equilibrio

En Bold CG nos especializamos en acelerar compañías para que puedan alcanzar todo su potencial de crecimiento en corto tiempo. Una parte importante de ese desarrollo es el incremento de las ventas.

Para lograrlo, debes saber cuánto es necesario vender para que tu empresa alcance un éxito sustentable. Por lo tanto, primero hay que determinar el punto de equilibrio para tu negocio

Queremos que tu negocio llegue tan lejos como pueda llegar, por esa razón, hemos creado una herramienta que te será de gran utilidad. Es un Modelo Financiero CVP  y su finalidad es que comprendas si la operación de tu empresa es rentable o no. 

Descárgala aquí, o si lo prefieres, ponte en contacto con nosotros. 

Conclusión

Es clave para toda clase de empresa, entender de una forma sencilla si su actividad está siendo rentable y en qué medida. Además, es preciso tener claro cuáles son los elementos que pueden afectar las ganancias, tanto a favor como en contra.

Hacer un análisis práctico del punto de equilibrio hará posible saber, como mínimo, cuánto debe vender tu empresa para cubrir sus egresos. Después de este punto, podrás establecer metas de rentabilidad y poner tu visión en acción. 

Te invitamos a descargar nuestro material “Modelo Financiero”.

Descargable Bold

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Conoce estos 5 factores del crecimiento y consigue con éxito que tu empresa crezca

No pares de vender: crea el momentum de venta en tu negocio

Define tu propuesta de valor, enfócate en el cliente y emprende

Leave a comment

×

Hola! 👋

¡Escríbenos a WhatsApp si deseas comenzar a actuar en grande!

× Escríbenos a WhatsApp